• En la segunda década del siglo XX Trujillo continuaba viviendo una vida tranquila y apacible, no se advertían significativos cambios en la blasonada ciudad colonial. Proseguía como centro y reposo de caminantes y viajeros, ciudad intermedia entre San Miguel de Piura y Lima, la capital.
  • Carentes de centros de diversión popular, sus vecinos se recreaban por las tardes asistiendo a la estación del ferrocarril a ver y a saludar a los viajeros que venían del valle ó se enteraban por saber si al puerto de Salaverry “llego el barco” que antes había anunciado La Industria.
  • Las instituciones sociales recreativas más activas fueron el club Central, el club Libertad y el club Tell. El movimiento comercial y bancario, tampoco era muy intenso. La ciudad contaba con las oficinas bancarias del Banco Italiano, Popular y Banco del Perú y Londres. El comercio era muy activo con el Valle Chicama, con la sierra fue muy escasa tal vez fue considerable con las ciudades andinas de Otuzco, Santiago de Chuco, y Huamachuco.
  • En la segunda década del siglo XX la importancia de su economía se afincaba en la agricultura, ocupando el 1º rango con sus cuatro grandes ingenios azucareros: Casa Grande, Cartavio, Chiclin y Laredo, con una producción de 243, 338 toneladas métricas de azúcar.
  • Los acontecimientos que en la década alcanzaron un brillante lucimiento fueron: La conmemoración del centenario del supremo acto de proclamación de la independencia de la ciudad, 29 de Diciembre de, 1920. La celebración del primer centenario de la proclamación de la independencia del Perú, el 28 de Julio de 1821 y la conmemoración del 1º centenario de la Batalla de Ayacucho y el 9 de Diciembre de 1924.
  • En la década del 20 el país sufrió los avatares y consecuencias de la primera guerra mundial, afecto al mundo entero y al Perú, pero cuyos resultados fueron para Trujillo muy llevaderos debido a que la ciudad vivía básicamente de su economía agraria.
  • Con el advenimiento de la República en la primera década del siglo XX, el 20 de Diciembre de 1910, el gobierno del Presidente Augusto B. Leguia, promulgó “La Ley Orgánica de los Colegios de Abogados de la República”. El día 4 de Julio de 1912 se puso en vigencia un novísimo y avanzado estatuto en el Colegio de Abogados de Lima.
  • El Colegio de Abogados no es una corporación voluntaria, es una Asociación Obligatoria, impuesta por la Ley 1367 del 20 de Diciembre de 1910 la que declaró institución oficial al Colegio de Abogados de Lima y a todos los que se inscribieran en la República. El carácter oficial otorgado al Colegio, implico el propósito de hacer mas efectivos sus fines primordiales, tales como la enseñanza de la práctica forense, la vigilancia de la moral profesional, la defensa de la orden y la divulgación de la ciencia jurídica.
  • En la 1º sesión de junta directiva del Colegio de Abogados de La Libertad (1923) se tomó la decisión de, adoptar provisionalmente, los Estatutos del Colegio de Lima, en consecuencia se impone hacer una breve referencia a este primer reglamento, aplicado entre nosotros, dado a que su vigencia concluyo la marcha del Colegio Liberteño de Abogados por algún prolongado tiempo.
  • La fundación e instalación del Colegio de Abogados de La Libertad fue el 3 de Junio de 1923. Abierta la sesión a 11 y media de la mañana, bajo la presidencia del Dr. Eleazar Boloña y con la asistencia de los señores abogados Doctores: Carlos E. Uceda, Guillermo Espejo, Humberto Herrera Orrego, Carlos E. Godoy, Andrés Ciudad, Segundo F. Estrada, Luis Sánchez Ferrer, Alejandro Ganoza Cavero, Elías Iturri Nicanor León Díaz, Ruperto Pimentel, Francisco Lizarzaburo Cevallos, ALvaro Pinillos Goicochea, Cecilio Cox, Ricardo Rivadeneira, Manuel Asmat, Saniel Chavarri, Elías Rosales Valencia, Víctor F. Quevedo, Enrique Echevarría, Julio E. Manucci, Carlos M. Laines Lozada, Agustín Santa Maria, Gerardo Vasquez Batistine, Arcesio Condemarin y Alvaro Pinillos Goicochea.
  • El Dr. Boloña declaró abierta la sesión indicando que éste tenia por objeto capital la elección del personal de la Junta Directiva del Colegio, la que con arreglo a los estatutos del Colegio de Abogados de Lima, adoptados provisionalmente, por acuerdos anteriores debía estar constituida por:
    • Un decano
    • Cuatro diputados
    • Un síndico
    • Un director de conferencias
    • Un tesorero
    • Un secretario
    • Como Decano al Dr. Eleazar Bolona.
    • Como diputados a los Dres.: Carlos E. Uceda y Cecilio Cox
    • Como Director de Conferencias al Dr.: Ricardo Rivadeneira
    • Como Tesorero al Dr.: Saniel Chavarri
    • Y como Secretario al Dr.: Carlos C. Godoy